Los niños llavero y el fracaso escolar

El aumento del paro, el crecimiento de la hipoteca, el cambio de roles sociales dentro de la familia… todos estos factores pueden influir en el progreso y el fracaso escolar de un niño.

En los días que corren se están dando cambios estructurales en los hogares, esto da como resultado una situación completamente nueva para algunos niños que ven como sus vidas no tienen mucho en común con las vidas de sus compañeros. Este entorno puede significar consecuencias graves para el rendimiento de los estudiantes.

El hogar actual es totalmente distinto al de hace 15 años. La mujer ha obtenido un puesto en el mercado laboral, además la subida de las hipotecas hace imposible que un solo sueldo pueda sustentar todos los gastos que supone un hogar normal.

He aquí uno de los principales problemas a los que los niños no acaban de adaptarse: la frenética vida de las casa con ambos cónyuges trabajando. Estos niños son llamados niños llavero.

La característica principal del niño llavero, es que siempre cuenta con un juego de llaves de su casa, a pesar de tener edades que rondan desde los 6 a los 14 años, puesto que nunca saben si sus padres estarán en casa para cuando él llegue.

Esta coyuntura desemboca en un desorden afectivo, donde el niño carece de una figura paternal o maternal que pueda ampararle y se encuentra solo y perdido. Actos tan cotidianos como ser vestido por uno de sus padres, así como comer acompañado de su familia se hacen circunstancias especialmente ocasionales y dan lugar a la autoexclusión del niño.

En este contexto aparece la figura de los abuelos como agente socializador y educador, pero no siempre responden a las expectativas por diversos motivos, puede que por ser demasiado mayores, o por no estar preparados para educar a un joven en una situación tan delicada.

El niño llavero se levanta solo, se viste, acude al colegio y vuelve sin la compañía de nadie. Cuando llega a su casa, debe calentar comida, y jugar solo hasta que sus padres llegan, demasiado cansados como para prestarle atención.

Estos niños sufren desarreglos emocionales que acaban en fracaso escolar y marginación social, suelen ser taciturnos y prefieren jugar solos.

http://www.fracasoescolar.org/search?updated-max=2009-04-24T04:31:00-07:00&max-results=5&start=10&by-date=false

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s